Hemeroteca del 2 julio, 2017

    Era muy hermosa, pero sólo le interesaban las flores. Harta de rechazar admiradores, se casó. Enviudó joven, y volvió a casarse. Cuando envejeció, casada por cuarta vez, descubrió que tenía arrugas y que ya no le molestaban los hombres. Entonces dejó de matarlos. El guano era, al fin y al cabo, mejor abono.

Espido Freire
Antología del microrelato español (1906-2011). Ed. Catedra.2012

Comentarios No hay comentarios »