Hemeroteca del mes enero 2018

  Me advirtió que él sería mi macho Alfa, pero no me explicó cómo es que debía ser su hembra Omega. A mí de plano no se me da el abecedario griego, pero por sí o por no, lo mandé a la chingada, así con la CH del clásico alfabeto mexicano.

Daniel Sandoval Barba

Comentarios No hay comentarios »

  Pingüina y Pingüino parten la Patagonia en partes proporcionales: para prevenir la piratería profana, proponen. Pocos paladean la píldora: puras patrañas, protestan; puras pavadas.
Pero personas piadosas piensan que el país progresó con pingüinos en el poder y perdonan los pecados de la propiedad privada. Los peligros se pasan porque priman las pasiones primordiales por sobre las patrimoniales. Se puede participar paradojalmente pasando por pelotudos pero practicando propuestas periféricas, pacíficas y prácticas. Permitiendo proposiciones populares, planteando problemas para paliarlos en profundidad.
La patria pide pista para planear por las plenitudes planetarias.
Moraleja
Suele ser más conveniente interceder en política desde el llano que volverse político.

Luisa Valenzuela
Más por menos. Sial Ediciones.2011

Comentarios No hay comentarios »

 No hay tormenta más grande y bienvenida que la que comienza con ese relámpago que escapa de tus ojos y llega derechito a los míos anunciando tempestades. La borrasca que se genera en tu boca y que gira una y otra vez tronando sobre la mía. La que se inicia chispeando sobre mi cuello para terminar haciendo que un aguacero baje por mis piernas. La que consigue que se inunde la cama, aunque ya nos pille flotando. La que hace que acabemos como siempre, para recuperarnos de tanto desbordamiento, nadando, con besitos, sobre las aguas mansas de las sábanas.
Y es que no, no quiero que salga el sol en nuestro cuarto, no quiero que llegue el buen tiempo y se pase la época de lluvias. Quiero que sigas diluviándome y que me atormentes de parte a parte con tormentas que descampan en mis brazos. Y que en cada temporal acabes calándome una y otra vez con ese te quiero continuo de gotera que se filtra por mi oído.

Miguelángel Flores
De lo que quise sin querer – Ed. Talentura – 2014

Comentarios No hay comentarios »

  Durmiendo, nos vio.
Helena soñó que hacíamos fila en algún aeropuerto.
Una larga fila: cada pasajero llevaba, bajo el brazo, la almohada donde había dormido la noche anterior.
Las almohadas iban pasando a través de una máquina que leía los sueños.
Era una máquina detectora de sueños peligrosos para el orden público.

Eduardo Galeano
Más por menos. Sial Ediciones.2011

Comentarios No hay comentarios »

  Siete minutos después de su desaparición encontraron a Nicolai en el sofá del salón de su casa, de donde, por otra parte, no se había movido.

Enrique Rius Peña
cortominuto.wordpress.com/2017/11/16/despliegue/

Comentarios No hay comentarios »

  La ciudad, con esa lividez de los lugares sombríos y helados, refleja el color gris oscuro del cielo. El frío se remansa en este hotel donde predomina el mármol. Atardecía, salí a dar un paseo por esas calles desconocidas, y tuve los encuentros que tanto me han conmovido. Primero, el hombre de pelo y bigote blancos, con gabardina de corte arcaico, que ascendía por la rampa de un garaje. Era igual que el pobre Efrén, podía ser el mismo Efrén, estuve a punto de exclamar ¡Efrén!, si no hubiese acompañado su sepelio hace apenas un mes. Luego, junto a un parque, la figura de una vieja sentada, inmóvil, hizo que me estremeciese otra vez, pues en su actitud, en la manera de cruzar sus manos, ofrecía la estampa de mi tía Lola, y cuando estuve junto a ella su rostro me presentó la imagen exacta de la fallecida. Este segundo encuentro me desazonó mucho, pero todavía debía cruzarme con un hombre calvo, de grandes gafas, pajarita, andares lentos, que me devolvió la figura y el rostro del difunto Melquíades. Regresé a este hotel decorado con austeridad que parece inhumana. No he querido cenar y escribo estas notas en mi diario mientras la oscuridad iguala ya cielo y tierra y las luces de los edificios tienen un aire mortecino, a la medida de mi melancolía.

José Mariá Merino
Más por menos. Sial Ediciones.2011

Comentarios No hay comentarios »

  Los pentagramas de Scriabin producen siempre en los primeros compases una densa expectación cargada de presagios, que, con el desarrollo ulterior de la obra, puede llegar a convertirse en zozobra.
Esta ansiedad previa suele dar lugar a dos tipos de desazón. Una es anal: buena parte del público se mueve y restriega en sus asientos. La otra es oral: las bocas se secan, bullen las lenguas, y los labios se mueven en succionante añoranza del pecho materno.
Para calmar esta última hay quienes utilizan el conocido recurso del caramelo. Había ese día allí una de esas personas, y ya iba por el tercero. Abrió el bolso, clic; rebuscó en su interior, crost graffatat zruasst. Al fin encontró el paquete de caramelos; extrajo uno, creeffst climfliss, y comenzó a desenvolverlo pausadamente, carrassffufsitss errelestffrashh…
A su lado, un espectador desistió de apantallarse las orejas con las manos tratando de seguir la música; no había manera de oír más que el despliegue del papel de celofán del caramelo. Miró hacia el asiento de su vecina con intenso odio.
Se trataba de una enflaquecida señora entrada en años. Él, sin embargo, era un simple obrero, de aquellos que han oído que la cultura es revolucionaria en sí misma y se afanan en pos de ella, malgastando tiempo y dinero para, finalmente, no enterarse prácticamente de casi nada.
La señora ni entendía ni atendía. Había oído que la cultura daba un cierto prestigio y hacía tiempo que iba por allí dos veces por semana a aburrirse resignadamente.
Él reparó en las joyas de ella. Su marido las habría adquirido —sin lugar a dudas— tras la aviesa acumulación de plusvalías absolutas y puede que incluso de relativas. Erraba en su análisis; las joyas eran pura quincalla, y la señora una modesta funcionaria que trataba de imitar a las señoras de su barrio, que imitan a las de los barrios residenciales, que, a su vez, imitan a las marquesas. Si él, como se ve, confundía análisis con olfato, éste no le engañaba: pese a lo patético de sus hechuras se trataba de una señora de acendrado reaccionarismo.
El odio inicial era un sentimiento cálido comparado con el frío de la mirada subsiguiente, la temible mirada que antecede al crimen inexorable. Nadie que haya recibido una mirada así ha podido luego contar cómo es exactamente.
Pasó el brazo por el respaldo del asiento de la pobre mujer, cuya cabeza apenas sobresalía. Sus tremendos dedos de enérgico obrero pinzaron el cuello en un único apretón. La cabeza de ella quedó abatida sobre el pecho, en posición nada desusada: es mucha la gente que se duerme en los conciertos.

Alberto Escudero
Más por menos. Sial Ediciones.2011

Comentarios No hay comentarios »

  Inventé la mujer perfecta y me enamoré perdidamente de ella. También en la obra le concebí un romance de final feliz con el protagonista, un hombre pelirrojo y carismático que la hacía reír como loca. Ebrio de celos, antes de entregar el borrador a mi editor, en una noche reescribí el final en que ella, muerta de hastío, lo envenena y regresa conmigo.
El drama de mi novela póstuma estriba en que antes de salir a la luz pública, morí misteriosamente envenenado. Ahora mi viuda cobra las regalías que gasta a raudales con su instructor de aerobics, un joven pelirrojo y divertido.

Daniel Sandoval Barba

Comentarios No hay comentarios »

 Le pide un cartucho de cerezas, granates como besos. Y ella, con la visión de la fruta acurrucada en la cárcel de sus dedos grandes, oye por dentro claramente un clic. Un cortocircuito que le hace parpadear seguido, y abrir de nuevo el abanico. Algo más, señora, le dice él. Y a ella, que quisiera decirle qué más querría, solo le sale por la boca, un par de limones y la cuenta.
En la penumbra fresca del hostal, imagina que son ahora dos puñados de cerezas sus pechos, apresados entre esas manos morenas; que es cautiva, ella entera, de los brazos y piernas del frutero. Y el techo se le cubre de frutos encarnados que maduran, que revientan a un tiempo, que la inundan sin prisa con su jugo. Rojo que le va y le vuelve de dentro a fuera.
Cuando llega el fin del soliloquio de sus dedos, con los mismos abre la ventana. Él está enfrente, ante la puerta de su tienda, mirándola, jugando en su boca con lo que, está segura, es un hueso de cereza.

Miguelángel Flores
De lo que quise sin querer – Ed. Talentura – 2014

Comentarios No hay comentarios »

 El avión ha aterrizado, han parado los motores, ya se apagó la señal que obligaba a usar el cinturón. Sin embargo, nadie se levanta. No comprendo cómo los demás no tienen ganas de abandonar este sitio después de haber experimentado el horroroso vuelo, los ruidos extraños, la explosión, el humo espeso, el terrible zarandeo. Me levanto yo, abro el maletero, saco mi cartera, mi abrigo. Acabo de descubrir que todos me están mirando. De repente me señalan y se echan a reír con una carcajada extraña, una carcajada que parece llena de dolor, y aquí estoy yo con la cartera en una mano y el abrigo en la otra, sin enterarme de lo que sucede.

José Mariá Merino
Más por menos. Sial Ediciones.2011

Comentarios No hay comentarios »