Hemeroteca del 2 julio, 2018

  Había una vez un hombre joven que estaba muy celoso de una joven muchacha bastante voluble.
Un día le dijo: «Tus ojos miran a todo el mundo». Entonces, le arrancó los ojos.
Después dijo: «Con tus manos puedes hacer gestos de invitación». Y le cortó las manos.
«Todavía puede hablar con otros», pensó. Y le extirpó la lengua.
Luego, para impedirle sonreír a los eventuales admiradores, le arrancó todos los dientes.
Por último, le cortó las pierias, «De este modo —se dijo— estaré más tranquilo».
Solamente entonces pudo dejar sin vigilancia a la joven muchacha que amaba. «Ella es fea —pensaba—, pero al menos, será mía hasta la muerte».
Un día volvió a la casa y no encontró a la joven muchacha: ella había desaparecido, raptada por un exhibidor de fenómenos.

Henri Pierre Cami

Comentarios No hay comentarios »