javier Ximens  Después de unos años creando el poema destinado a declarar su amor a la joven viuda —ahora ya madura—, por fin lo tenía acabado, quedándole tan solo decidir si en el verso mil seiscientos treinta era mejor poner una u otra palabra, cuestión esta a la que se consagraba durante las tres últimas semanas.
Se sentía muy gozoso de haber hallado las locuciones precisas para sus cabellos sedosos, las cejas escarzanas, la recoleta mirada, el fulgor de su sonrisa, la constelación de lunares del cuello, su exuberante castidad, los gestos de gala y así hasta las uñas de los pies: de nácar irisado. Dudó mucho con los pechos, pero se dijo que debía ser decidido y los adjetivó como melíferos. Sin embargo, estaba dubitativo hasta la extenuación para escoger la palabra adecuada al sentir de su propio corazón.
Una mañana que paseaba por el parque reflexionando sobre las pasiones que se abrirían o cerrarían por la decisión, le avisaron de que su casa estaba ardiendo. Al llegar a la devastada vivienda y ver los manuscritos calcinados, continuó preguntándose —ahora ya sin sentido alguno— si era más preciso decir que había sido el fuego o la llama.

Javier Ximens
http://ximens-montesdetoledo.blogspot.com.es/2012/11/el-ardor-de-las-palabras.html
3 comentarios en “1.968 – El ardor de las palabras”
  1. Javier Ximens dijo:

    Muchas gracias, Carlos por traer la historia de mi poeta enamorado. Fue incluido en el libro “Esta noche te sueño” del concurso “Esta noche te cuento”.

  2. Elysa Brioa dijo:

    Merece estar aquí esta historia del poeta enamorado. Me encanta leerla y disfrutar con esas locuciones de nuestro poeta.

    Besitos

  3. Luis Alberto Molina dijo:

    Demasiado fuego en los versos del poeta. No conocía este relato tuyo. Excelso amigo.
    Un abrazo.

Escribe un comentario

*