EspidoFreireP  Cuando, tras haberle esperado durante años, él regresó con una esposa más joven ella no perdió la calma. Se hizo su amiga, apadrinó a sus hijos, y le buscó un amante apuesto. En un rapto de celos, él asesinó al amante de su mujer, y acabó en la cárcel. Ella le hizo sus únicas visitas, con un brillo curioso en sus ojos y una cestita con la merienda.

Espido Freire
Cuentos malvados. Paginas de espuma. 2010
Escribe un comentario

*