Adolfo_Bioy_Casares_1968  De puro lánguida, no puede amar, salvo en la acepción técnica: así, vorazmente.

Adolfo Bioy Casares
Un comentario en “3.058 – Retrato de una dama”
  1. Walter golic dijo:

    .

Escribe un comentario

*