Manu Espada (1)   Suena el teléfono de juguete que su hija tiene sobre la repisa del dormitorio. La niña aún no ha llegado a casa. Desde que murió su madre pasa horas en la calle con ese aparato hablando con algún amigo imaginario, pero en esta ocasión no se lo ha llevado. El padre de la niña descuelga, se acerca el auricular al oído y pregunta incrédulo: “¿Diga?” Una voz de mujer responde: “Se ha ido. Le he contado lo que me hiciste”.

Manu Espada
Un comentario en “3.253 – La llamada”
  1. Gabriel Ramos dijo:

    Hola:
    Me gustaría publicar algunos de mis microrrelatos con ustedes.
    Soy escritor y promotor cultural mexicando. ¿Qué debo de hacer?
    Saludos cordiales
    Gabriel Ramos

Escribe un comentario

*