–¡Él me golpeó primero, mamá! –argumentaba Caín.

Martín Gardella
Escribe un comentario

*