Practiquemos texto salvaje hasta alcanzar el sarcasmo.

Günter Petrak
Escribe un comentario

*