Estoy en mi cama, se me aparecen unas serpientes emplumadas, me enrollan las piernas; mis ojos se vuelven espejos, mis labios lodo, mi sudor sangre, mi cuerpo huele a conquista y descubro que no tengo ojos, pero sueño.

Marcia Ramos Lozoya
Escribe un comentario

*