Me toco la frente, los pómulos, el pecho, como si acariciara mi esqueleto.

Javier Villafañe
Escribe un comentario

*