Saber que los dos galanes que la cortejaban en el baile han salido a la calle a pelearse por ella hace que la dama en cuestión se sienta inicialmente halagada. Es algo de lo que podrá presumir con sus amigas, algunas de las cuales nunca tendrán ni dos, ni uno, ni medio pretendiente en toda su vida, aunque finjan que eso no les importa.
Ahora bien, resulta que sus dos enamorados han decidido pleitear para ver quién se queda con la hembra, sin que la opinión de la misma parezca tener importancia. Y eso convierte la ilusión de ser objeto de una disputa viril en la certeza de saberse únicamente el trofeo del vencedor. Por otra parte, es evidente que quien gane la pelea la defenderá en el futuro contra cualquiera que se atreva a importunarla. Pero puede que, además, acostumbrado a perder los estribos con quien le lleve la contraria, los pierda también con su pareja, que hará bien en no oponerse a nada, como en su día no se opuso a que luchara por merecer su amor.
Pensándolo bien, la situación es tan delicadamente incómoda que la dama en cuestión pide la cuenta al camarero y se va con disimulo a otro local, donde los hombres que se interesen por ella se limiten a pedir permiso.

Pedro Herrero
Los días hábiles. Serial Ediciones. 2016

Un comentario en “3.414 – La dama en cuestión”
  1. Inma dijo:

    Qué buen relato y qué buena reflexión.

Escribe un comentario

*