Al leer, ella goza una a una las palabras, las saborea, dice que cada una posee sabor, melodía, brillo, aroma, tersura. Que hay que saber disfrutarlas, sentirlas, acariciarlas.
Golosa y gozosa, tardó una semana justa en leer El dinosaurio.

Dina Grijalva Monteverde
Escribe un comentario

*