Un hombre recorre el desierto y al cabo de días infinitos encuentra un objeto brillante en la arena. Es un espejo. Lo recoge y, al verse reflejado, dice: “Perdone, no sabía que tenía dueño”.

Juan Villoro
Escribe un comentario

*