Se dedicó a dormir lo más que pudo. Desde al principio había descubierto, que el que está dormido no está preso.

Carol Yépez
Escribe un comentario

*