En ocasiones se apela a la piedad de los dioses para que llueva. Cuando sus mieses están agostándose por la solana, los zulúes buscan un “pájaro celestial”, lo matan y lo arrojan a una charca. Después el cielo se apiada con terneza por la muerte del pájaro y “llora por él, lloviendo y llorando una plegaria funeral.”

James George Frazer
http://www.cuentosymas.com.ar/blog/?p=9657
http://es.wikipedia.org/wiki/James_George_Frazer
Escribe un comentario

*